Archivos por Etiqueta: tren

Salzburgo, casi frustrado!

Nos levantamos muy temprano y salimos directo a la estación central de trenes de Miunich, decididos a comprar los boletos del primer tren disponible a Salzburgo, comprar un desayuno y lanzarnos a la aventura.  Cual sería nuestra sorpresa al llegar a la estación y darnos cuenta de que los boletos habían triplicado su precio!  Nos explicaron que de último minuto son mucho mas caros.  Nos costaría aproximadamente 300 euros por persona el viaje!  Tristes mi esposo sugirió que desayunaramos mientras pensábamos que hacer ese día en Miunich.  Le comenté que había visto anunciados tours en tren que visitaban Salzburgo, que la gente se reunía junto a la florería y eran económicos.  Aún faltaban dos horas, así que fuimos a desayunar.

Anuncios

Terminando un largo día…

Finalmente estabamos en el hotel, fue un largo día, generalmente caminamos mucho y tenemos multiples actividades, pero ese día fue diferente, no tan divertido, dejamos un hotel, tomamos un avion, un tren, nos instalamos en otro hotel….  Llegamos por la noche ya a Miunich y como buenos capitalinos desconfiados salimos a caminar por el área sin alejarnos, no vimos restaurantes abiertos, el del hotel ya estaba cerrado, así que regresamos y decidimos dormir para comenzar la aventura temprano por la mañana.  Eso sí, he de confesar que fue este hotel el que nos ofreció las camas más confortables, o por lo menos eso me pareció a mi…

Nuestro hotel en Miunich.

Después de la nostálgica despedida de París, un buen vuelo, un pequeño paseo en tren y una linda caminata, a pesar de ir arrastrando maletas…. por fín estabamos en el hotel.  Que suerte contar con un club vacacional que arregle todo por uno.  Mi asesor me había mandado el plano para llegar asi que no tuvimos problema alguno. Presentamos la confirmación impresa de nuestra reservación en la recepción y eso fué todo;  en un par de minutos estábamos en nuestra confortable habitación.  Es una fortuna que si Royal Holiday no tiene hoteles afiliados en el destino de elección, pueda conseguirlos a través de convenios!

Caminata Parisina.

Después de disfrutar de un vaso de vino caliente con pan de especias en Montmartre tomamos el pequeño tren turístico de regreso al Moulin Rouge y después de caminar un par de cuadras tomamos el metro de regreso hacia Notre Dame.  Mi esposo la había visto de noche, pero no había podido admirar lo hermoso de su fachada.  Admiramos este fabuloso templo por un tiempo y luego comenzamos a caminar por pequeñas calles, nos fuimos perdiendo y dejando llevar hasta que después de largo rato vimos una hermosa construcción… nos encontrabamos en el Hotel de Ville!  Había una feria cultural y un carrusel afuera….

Montmartre, como llegar?

Esta colina, llena de vida, ubicada al norte de París es de fácil acceso.  Yo llegué por la línea dos del metro, me bajé en la estación Blanche para visitar primero el Moulin Rouge.  Ahí tomamos un simpático tren que sube mostrando los sitios importantes de la zona con explicación en francés e inglés.  Para a un costado de la Iglesia del Sagrado Corazón y regresa al primer punto, mostrando una panorámica muy romántica del lugar.  Otra forma de llegar es en la línea dos del metro, bajando en la estación Anvers y tomando el pequeño funicular colina arriba.  Esta última opción vale la pena por la vista a a la ciudad.

De regreso a Tokio….

Después de una increible aventura en Kyoto, y habiendo aprendido mucho, regresamos a Tokio en tren.  Se habían acabado las vacaciones y teníamos una enorme nostalgia.  Nos enamoramos de la cultura de este país, de sus tradiciones, de la paz de sus Templos….  Fascinados pasamos nuestra última noche en Tokio, por supuesto le sacamos jugo y recorrimos de nuevo sus calles, cenamos en el area financiera, fuimos a un casino, hicimos las últimas compras y dormimos poco.  Nos resistíamos a terminar unas vacaciones como pocas.  Tenemos que agradecer a nuestro asesor vacacional, por que a pesar de que nuestro club, Royal Holiday, no contaba con hoteles en el lugar, nos hizo reservaciones a través de la agencia de viajes y todo salió perfecto.  Ahora que les cuento, vuelvo a sentir esa nostalgia de no saber si algún día podré regresar… me encantaría, pero aún hay muchos destinos inolvidables que visitar….

Dejando Takayama….

Se acabó el tiempo en Takayama…  Fue un lugar hermoso, conocimos el área donde vivieron los samurais, Templos preciosos que te llenaban de paz e invitaban a refleccionar a pesar que desconocíamos por completo el Budismo…  Probamos todo lo que se cruzo por nuestro camino, dulces, arroz, cosas que nos gustaron y otras que no tanto…  La gente tan amable como en Tokyo e igualmente hablaban perfecto inglés por lo que no tuvimos problema.  Nostálgicos estabamos listos para partir, con esa tristeza que da cuando uno se enamora de un destino y sabe que lo más probable es que nunca tenga oportunidad de regresar por la lejanía y la cantidad de destinos turísticos (y no tan turísticos) que nos faltan por recorrer.  Pero finalmente listos para iniciar la aventura de nuevo en el tren hacia nuestro siguiente destino…

Vistas impresionantes al Mt Fuji y otras….

Después de un café y un desayuno ligero en una sucursal de las cafeterías Excelsior, emprendimos el viaje.  Fuimos a la estación central de Tokio y tomamos el tren hacia Nagoya;  en el trayecto se puede apreciar el Mt. Fuji.  Luego hay que cambiar en el JR Takayama Honsen al tren de ventanas amplias, para poder disfrutar del paisaje….  Mi esposo estaba muy cansado, por lo que se quedó dormido, pero de repente comenzaron unas vistas increibles, de rios color jade… en un segundo comenzó a caer una ligera nevada!  No pude contener las lágrimas, me dió una sensación muy especial…  El paisaje era precioso y yo tenía mucha suerte de poder estar ahí.  Finalmente llegamos a la parada en Kanazawa, donde pasaríamos esa noche.  Ya teníamos reservaciones para hospedarnos en un pequeño hotel.  Por suerte Royal Holiday a través de su agencia de viajes nos lo consiguió.

Roppongi Springs Tokio.

Roppongi es el área de entretenimiento por excelencia en Tokio.  Lo mejor es Roppongi Springs.  Esta pequeña ciudad del entretenimiento está dividida en cinco majestuosas zonas.  La primera es llamada “Sombrero del Metro y Plaza Hollywood”  Por supuesto es la estación del tren Roppongi, de la línea Hibiya;  en esta zona encontramos restaurantes de comida saludable, gimnasios, tiendas de ropa, especialmente deportiva, salones de belleza….  La segunda zona es llamada “Paseo Oeste”.  En esta área encontrarán la torre Mori, símbolo de Roppongi Springs, tiene una galería, por supuesto restaurantes, cafés, tiendas y el Hotel Grand Hyatt Tokio se encuentra ahí también.  La tercer zona es llamada:  “hillside” o área de la colina;  en ella encontrarás restaurantes de cocina internacional, tiendas y un hermoso jardín.  La cuarta zona….

Vida nocturna???

Les he dicho que Japón nos impresiono de manera muy positiva, y su vida nocturna no deja que desear.  Hay mucha vida por la ciudad pero existe una zona que es parada obligatoria de turistas:  Roppongi.  Esta zona fue residencial durante el periodo Edo.  Destruida completamente durante la segunda guerra mundial y reconstruida poco después para entretenimiento de los extrangeros, ya que habían varias bases militares cercanas a esta área.  Actualmente tiene mucha vida nocturna, uno encuentra restauranes, cafés, tiendas, abiertas hasta tarde.  Hay varios pequeños clubs, que generalmente se encuentran en un segundo piso o mas arriba y es donde uno puede disfrutar una copa.  A los japoneses les gusta cantar por lo que también puede encontrar uno varios bares de tipo karaoke.  Para llegar uno puede usar la línea Hibiya de tren y bajar en la estación Roppongi.  Un atractivo muy particular es Roppongi Hills, del cual les estaré hablando.