Archivos por Etiqueta: sociedad

Amsterdam, casinos pequeños.

Amsterdam, Holanda;  una ciudad donde cualquier cosa puede suceder.  Donde uno puede observar mujeres que se ofertan en vitrinas, donde uno puede ir a una cafetería y ver el menú de drogas permitidas y consumirlas como si fueran un panqué para acompañar la tertulia.  Sociedad de mente abierta donde todos se transportan en bicicletas.  Que hay de los casinos?  Entré a un pequeño bar y mi tío, con quien viajaba en aquella ocasión me preguntó que por que no probaba suerte en las máquinas traga monedas.  No lo había notado, eran tan pocas que no había caìdo en cuenta que estabamos en un casino.  Definitivamente esta ciudad lo tiene todo, pero creo que a sus habitantes no les emociona tanto este tipo de entretenimiento, ya que dejan mucho que desear.

Oferta Hotelera en Mérida, Yucatán.

La blanca Mérida ha crecido a pasos agigantados durante los ùltimos años, no sólo como capital del estado de Yucatán, sino como centro de negocios y destino turístico.  Antes su cerrada sociedad no veía a los fuereños con buenos ojos, pero ahora su población se encuentra globalizada y cuentan con todo lo que los turistas podrìan desear para unas vacaciones inolvidables.  Hablando de la oferta hotelera, esta hermosa ciudad cuenta con cinco mil novecientos diez y nueve habitaciones distribuidas en hoteles de todas las categorías.  Algunos de los más reconocidos y mejor ubicados son:  Holiday Inn, Hyatt, Fiesta Americana, Ibis y Aluxes.  No se olviden que las hermosas haciendas como Xcanatun y Santa Rosa también ofrecen estancias de lujo.

Progreso, su gente y sus tradiciones…

Es bien sabido que la sociedad yucateca es un tanto cerrada y no se abre fácilmente al cambio, esto los ha llevado a poder conservar sus antiguas y encantadoras tradiciones.  A mi me encantó que al caminar por la calle los progreseños te van dando los buenos días o te dicen “vaya bien”…  Así mismo después de un caluroso día, por la tarde-noche sacan  sus mecedoras a la banqueta y justo junto a la puerta de sus casas (por supuesto abierta) se sientan y conversan con cuanto transeunte pase…  Aún puede uno ver orgullosas mestizas portando sus ternos típicos, con sus aretes, pulseras y rosarios de filigrana desfilando por el centro, donde venden productos como miel y melcocha…  La gente vive en otra revolucíon, una mucho mas tranquila de la que vivimos en las grandes ciudades, todo es calma, las personas aún dejan sus puertas abiertas y los coches sin seguros…  un lugar seguro para los locales y turistas sin duda alguna.