Archivos por Etiqueta: Río Sena

Disfrutando del Rio Sena…

Este es un lugar en el que la pasé muy bien con mi hermana, pero definitivamente disfrutaré aún más con mi esposo el próximo otoño, cuando estemos por ahí…  Es muy romántico, se puede caminar a su orilla o dar un paseo en yate al atardecer.  Hay pintores callejeros que ofrecen copias de obras impresionistas al óleo, por cierto compré una que me encanta….  Hay parejas disfrutando baguettes y copas de vino, sentadas tipo día de campo a la orilla o en pequeñas bancas, con vista a la Torre Eiffel…  Si eres romántico este tipo de experiencia seguro te encantará.

La Torre Eiffel

Mientras tomábamos un delicioso café con un cuernito caliente, discutimos el itinerario del día.  Por supuesto como todo turista que visita París, mi hermana quería de inmediato visitar la torre Eiffel.  Así que tomamos el metro y nos dirigimos a ella.  Después de una larga fila, subimos por los elevadores hasta el mirador, donde apreciamos una inigualable vista del rio Sena y de la ciudad.   Esta famosa torre fue construida por  Gustav Eiffel en el año de 1889 para la conmemoración del centenario de la Revolución Francesa.  A muchos de los habitantes no les gustaba y ahora es ícono no sólo de la ciudad sino de la nación.  Se encuentra abierta para visita de a en un horario de 9:30 de la mañana a 11:30 de la noche (si van a subir por elevador).

Un paseo por el Sena que nunca olvidaré

Al caer la noche, después de un gran día en Montmartre, decidimos ir a cenar y después tomar uno de los paseos del Sena para recorrer en forma muy romántica esta ciudad. El recorrido lo iniciamos frente al barrio latino y la Catedral de Notre Dame. Compramos una copa de vino y nos dispusimos a disfrutar la brisa (un poco fría) y el paisaje. La arquitectura de París iluminada te hace sentir que estás en otro lugar, ahora entiendo porque la llaman la Ciudad Luz. El recorrido del batobús o crucero como lo llaman algunos, te permite ver de una manera muy práctica gran parte de los atractivos de esta ciudad de noche, por ejemplo: el Museo de Louvre, El Museo D’Orsay, el Palacio Real, Tullerías y por supuesto con un poco más de tiempo para admirarla en todo su esplendor… la Torre Eiffel. La primera parte del paseo nos pareció espléndida, llena de magia, romanticismo y muchas fotos que tomar, pero al regreso, casi todas las personas que iban en el barco y hasta mis amigos, nos quedamos dormidos. El lento ritmo que lleva el barco, aunado a que la ruta ya la habíamos recorrido, más la copita de vino y el día de caminata…. Simplemente nos arrulló bien rico!!!!  Lo único que les puedo recomendar es que no cenen antes, mejor tomen un barco con cena incluida para que no se queden dormidos, OK.

http://www.visitandoeuropa.com/paris/excursiones/cruceros-sena.html 

sena2sena1

Pariseando II

Paris5Caminado por Champs Elysees, llegamos al Obelisco de la Concordia o L’obelisque de la Concorde donde tomamos muchas fotos y disfrutamos de su verde prado a pesar del frío y el mal clima que cubría esa parte de la ciudad. El grupo decidió regresar y caminar sobre el Puente de Alexandro III donde se puede apreciar de una lado la Torre Eiffel y buena parte del Río Sena. El puente Alejandro III es el más bello de los puentes parisinos. Uniendo la explanada de Les Invalides con el Petit Palais y el Grand Palais. Aquí nos dimos vuelo con las fotos y nos tocó la suerte ver a unos novios que buscaban la mejor pose de su gran día teniendo como fondo la torre y las cuatro imponentes columnas de 17 metros de alto rematadas por estatuas de Pegasos en bronce dorado que se encuentran en las extremidades del puente.

www.mundocity.com/europa/paris/invalides.html

Paris5a

París, la ciudad del amor

Una vez que ya tuve mi membresía royal holiday, no tardé mucho en aprovechar y dar el gran salto a Europa. Le dije a mi novio que yo invitaba el hotel y a él le tocaba el boleto de avión. Muy lista, no creen? Y nos lanzamos en pleno invierno a la ciudad luz. París nos recibió con -2C, pero nada que un buen abrigo, gorro y guantes no solucionaran. Nos quedamos en el hotel Citadines, muy cerca del metro. De inmediato nos fuimos a la Torre Eifel y ahí cenamos en el restaurante Altitude 95, justo en el primer nivel (www.restaurants-toureiffel.com), dimos un paseo por el Río Sena en un barco, mientras tomábamos vino y al otro día caminamos por las calles parisinas hasta llegar a Notre Dame. Sin duda, este ha sido de los mejores viajes de mi vida, nada como estar con esa persona especial en la ciudad más romántica del mundo. ¡Completamente enamorada!

Continuamos con Francia y su religiosidad

Ruan es una ciudad al noreste de Francia, que se caracteriza al igual que Lourdes por su religiosidad y que en la temporada de Semana mayor o santa se vuelve muy atractiva para los turistas. Bautizada por Víctor Hugo como “La Ciudad de los Cien Campanarios” y atravesada por el Río Sena, se vuelve un destino turístico único en Europa. Con un estilo gótico, esta ciudad encantadora guarda la historia de Juana de Arco. Y está a solo un par de horas de París.