Archivos por Etiqueta: perritos

Celebración de año nuevo!

Mi esposo quiere pasar año nuevo en Guadalajara, tiene unos tíos ahí, que nos invitan a disfrutar unos días de vacaciones.  Lo único que me detiene para ir es que tengo tres perritos, una ya no puede viajar en avión por su edad y además los costos para transportarlos son altísimos.  Por otro lado yo trabajo el 31.  De haber sabido que el querría pasarlo fuera de casa, hubiera llamado a Royal Holiday para reservar el crucero que tantas ganas tengo de hacer.  En fin, veremos que pasa;  a ver si no termino en casa sola con mis tres perritos a recibir el año!

Con mascotas en Acapulco!

Hace un par de años mis papás insistieron fuéramos a pasar un fin de semana a Acapulco con el resto de la familia, le expliqué que alguien tenía que quedarse a cuidar a los pequeños peludos (incluyendo a Toffy, el suyo) y me dijo que no, que ellos también estaban invitados.  La única que no cabía en el viaje era Maple, mi gatita, por cuestiones de seguridad para ella.  En fin, muy a mi pesar le encargué a mi vecina pasara a darle de comer y jugar un rato con ella y emprendimos el viaje por carretera a Acapulco con los tres perritos.  Paramos a la mitad del camino para que fueran al baño y por fin llegamos.  Todo estuvo en general bien, de no ser por que la pequeña Almendrita mordió a una cocinera y Toffy comió arena, la cual tuvo que sacar…. Pero fuera de eso creo que se divirtieron bastante.

De viaje y… las mascotas!

Tener mascotas es una gran responsabilidad, no se trata solo de alimentarlas, sacarlas al baño y jugar con ellas.  Implican muchas otras cosas.  No se vale tener mascotas para mantenerlas encerradas o no darles calidad de vida, necesitan amor y grandes cuidados.  Yo tengo tres pequeños perritos y un gato, mismos que extraño muchísimo cuando viajo.  Precisamente ahora llevo una semana fuera de casa y creo les he comprado mas recuerdos que a mi hermana!  El caso es que uno no puede irse y dejarlos encerrados, se tiene que dar a la tarea de buscar alguien de toda la confianza para dejarlos.  Mi mamá por suerte aceptó hacerse cargo de los míos.  Yo no tendría corazón para salir a divertirme mientras ellos están en una pequeña jaula en una veterinaria por dos o tres semanas;  sentiría que los dejo como en la cárcel, deprimidos y sin diversión.