Archivos por Etiqueta: marcas

De compras en Kyoto, Japón.

Me encontraba embelesada por la cultura, el misticismo y la religión de Japón.  Este país lo tiene todo.  Por supuesto fuimos de compras y he de decir que es de los pocos destinos en los que no he buscado marcas o lujos, sino muestras de historia y cultura.  Artículos que llenan más el espíritu que el cuerpo.  Por supuesto compré inciensos, campanas, un rosario budista (por encargo de mi cuñado), teteras….  quería un Kimono pero estaban carísimos, más de cincuenta mil pesos (con ese dinero prefiero regresar a Japón) además que cuando lo utilizaría en esta ciudad?  Mi esposo compró un sable samurai…

De compras en Amsterdam….

Para quienes gustamos de las compras, Amsterdam es muy buena opción.  He de contarles que soy una mujer muy alta y por mucho tiempo fueron pocas las marcas en México que hacián ropa que me quedara, en Amsterdam fue como el paraiso por que toda la ropa me queda…  Pero regresando a los sitios para ir de compras, les recomiendo las nueve calles, donde encontrarán tiendas de todo tipo, restaurantes y bares.  Si lo que quieren es una tienda departamental, entonces visiten Le Maison de Bonneterie, tiene todas las marcas de moda.  Mis calles favoritas para compras en este lugar son sin duda Kalverstraat y Leidsestraat, donde encuentra uno marcas de prestigio, pero también boutiques locales con excelentes precios y calidad.  Debo recordarles que la mayoría de las tiendas sólo abren en un horario de 9am a 6pm de lunes a sábado y los domingos de 12 a 5pm.  Un tip:  para los no residentes de la comunidad europea podemos pedir devolución de impuestos!  Visiten el sitio VATfree.com para mayor información en compras Tax free.

Atracciones en Shanghai… (continuación)

En esta moderna ciudad, llena de tecnología, también puede uno encontrar un remanzo de paz en la naturaleza.  Si eres del tipo de turista que te gusta no sólo admirarla, sino interactuar con ella, te recomiendo el zoológico de animales salvajes de Shanghai, así como caminar al atardecer en el malecón que costea el rio Huangpu, mismo que divide la ciudad en dos:  este y oeste.

Ahora que si las compras son lo tuyo, este es un magnífico lugar.  No lo dudes y déjate llevar;  visita la calle Nanjing, considerada como la calle número uno de comercio en China.  Tiene cinco kilómetros y medio de longitud y alberga más de 600 tiendas!  La visitan diariamente más de un millón de personas y puedes comprar desde souvenirs hasta objetos de marcas internacionales.

El Mercado de la Perla, Beijing.

Disfrutas haciendo compras?  Si visitas Beijing, este es un lugar que no deberás perderte.  No soy buena reconociendo marcas, pero en este singular centro comercial, todo parece bueno.  Me dijeron que el gobierno controla a los vendedores y que la mayoría de las cosas son originales pero presentaron alguna falla…. no se pero es una experiencia única.  Puedes comprar cualquier cosa:  ropa, accesorios, electrónicos, joyería, comida, recuerdos y por supuesto porcelana y seda.  No te dejes sorprender, regatea, pide descuentos, en todos los locales ponen precios altísimos para que uno negocíe.  Si no estás interesado en un producto en verdad, no preguntes, te perseguirán por todo el lugar bajando el precio.  Este sitio es un atractivo más para turistas nacionales y extranjeros que no querras perder.  Por lo menos yo le hice dos visitas en una semana!

Comprar por internet vs. Ir al centro comercial

Una bolsa, una blusa y hasta la ropa, ya la podemos adquirir de las mejores marcas por catálogo y en línea. Comprar por internet es una aventura muy práctica, puedes comprar precios de una tienda y otra que se encuentran en distintas partes del mundo. Pero será mejor esta sensación que la de caminar de tienda en tienda en un centro comercial y probarse cuanto se nos ponga en frente. Yo me quedo todavía con lo segundo. Es más, mis amigas y yo hemos organizado viajes completos de una semana alrededor de ir sólo de compras. Buscamos promociones y descuentos en grandes outlets de Estados Unidos y ahorramos todo el año para cambiar el guardarropa durante las vacaciones.