Archivos por Etiqueta: estación

Louvre, información general.

Lo mas importante es saber llegar, nosotros lo hicimos por metro, bajando en la estación Palais-Royal-Musee du Louvre;  también se puede llegar por camión, las rutas 21,24,27, 39,48,68, 69,72, 81 y 95 paran frente a su pirámide.  Si rentan carro, hay un estacionamiento subterráneo.  No abre los martes, los lunes, jueves, sábados y domingos opera en un horario de 9am a 6pm y los miércoles y viernes de las 9am a las 10 pm.  El costo de entrada es de 9.5 euros por persona, pero si se visita en miercoles o viernes a las 6pm el costo es de 6 euros.  Por supuesto pueden hacer visitas guiadas o rentar audio guías.  El Louvre es definitivamente el museo de Francia!

Anuncios

Ya estamos en París???

Cuando escuchamos que anunciaban que estábamos llegando a la estación en París no lo podíamos creer.  En aproximadamente dos horas habíamos viajado desde Londres.  Fué más cómodo que el avión.  Que bueno que no conseguimos boletos!  la verdad disfrutamos mucho el viaje.  Finalmente tomamos nuestros objetos personales, recogimos nuestras maletas y bajamos al andén.  Estabamos en la Ciudad Luz, era prácticamente temprano y nuestras vacaciones agonizaban, el último día antes de emprender el regreso.  Decidimos tomar el metro hacia el hotel que habíamos reservado a través de nuestro club vacacional, Royal Holiday, y no perder un sólo segundo de este día.

En la estación de trenes.

Finalmente llegamos, estación Victoria en Londres.  Bajamos del metro y caminamos un buen tanto para llegar a los mostradores electrónicos donde debíamos recoger nuestros boletos.  Luego fuimos al área donde pasaba uno los filtros de seguridad y por último hicimos el trámite de migración, ya que recuerden Inglaterra no es parte de la comunidad européa.  Estamos acostumbrados a viajar en segunda clase en tren, es cómoda y no tan cara, así que sabemos no dan alimentos;  aún teníamos tiempo así que compramos un sandwich un café y desayunamos.  En poco tiempo anunciaron que podíamos pasar al andén.

Ya es de día???

Sentí que apenas tenía unos minutos de haberme dormido cuando sonó el teléfono.  Era la llamada del servicio de despertador del hotel.  No lo podía creer, ahora sí me sentía muy cansada.  Brinqué fuera de la cama, me dí un baño, desperté a mi esposo y salimos corriendo maletas en mano a la estación del metro, donde ya había bastante gente para ser tan temprano.  Para muchos ya era de día, o tal vez medio día, pero yo sólo veía en mi reloj que eran las seis de la mañana, estaba de vacaciones y ya estaba lista para otra aventura, aun que muuuuy cansada.

El Ojo de Londres.

Este emblema de Londres está celebrando su décimo aniversario.  Uno puede comprar un vuelo regular o pagar un poco más y tomar una vuelta acompañada de champaña; aun que en esta temporada recomiendan acompañar el paseo con una copa de vino caliente especiado.  Antes de subir se puede patinar en su pista de hielo, recién inaugurada.  No olviden entrar a la tienda por un souvenir.  Nosotros utilizabamos el metro, así que como tip te digo que puedes bajarte en la estación Charing Cross.  Los costos varían dependiendo del servicio que escojan.

Plaza Trafalgar, información general.

Esta vibrante y multicultural plaza que alberga eventos variados cuenta con gran cantidad de servicios.  Para empezar les diré como llegar:  para mí la forma mas sencilla fué por metro (tube), la estación es Charing Cross (de las líneas Bakerloo y Norte) y tiene salida a la plaza.  Por cualquier emergencia, hay baños en la parte inferior de las escaleras centrales, abiertos  todos los días de 8 de la mañana a 8 de la noche.  Cuenta con un famoso café, que ofrece variedad de alimentos y bebidas en la terraza norte a precios accecibles todos los días de 10 de la mañana a 6 de la tarde.  Existen elevadores y facilidades para personas con capacidades diferentes.

Con hambre en Londres.

Les comentaba que bajamos en una estación de metro cercana a Trafalgar Square y comenzamos la caminata, era viernes al medio día en Londres y teníamos mucha hambre, cualquier café que vieramos estaba lleno, de repente vimos un  bar que servía alimentos, no lo pensamos dos veces y entramos.  Qué mas podíamos pedir que los famosos fish and chips???  Mi esposo ordenó cerveza, yo vino.   Este platillo típico de Inglaterra, que no tiene ninguna ciencia nos supo delicioso;  sería el hambre?

Hotel St. Marks Londres.

Esta cómoda opción de hospedaje, afiliada a Royal Holiday, se encuentra muy bien ubicada, en el número 300 de la calle llamada City Road en Londres, Inglaterra.  La estación de metro más cercana es la del Angel y se encuentra a siete minutos del lugar, caminando.  Es un edificio de 1800 pero con las comodidades de lo último de la tecnología.  Cuenta con 25 habitaciones entre suites embajadores para dos personas y presidenciales para cuatro.  Todas cuentan con cocina equipada, calefacción, caja de seguridad, secadora de cabello, televisión y teléfono.  Parece una opción muy cómoda, sobre todo si se viaja en familia.  Para mayor información e imágenes pueden seguir el link:  http://www.royal-holiday.com/resort.aspx?propiedad=St.+Marks+London&zona=&pais=&destino=&actividad=

Dejando Alemania.

Temprano nos levantamos y salimos del hotel, camino a la estación de trenes.  Teníamos boletos de nuevo por Lufthansa para volar a Londres.  Con nostalgia de madrugada recorrimos las calles y llegamos a la estación donde tomamos el tren que nos llevaría al aeropuerto.  Una vez ahí registramos nuestras maletas, tomamos un desayuno ligero, compramos un par de souvenirs y nos dirigimos a la sala donde abordaríamos.  Listos para emprender una nueva aventura, ahora en Inglaterra, donde al parecer las cosas serían aún más fáciles ya que su idioma si lo dominamos …

De nuevo en la estación de trenes.

Después de observar por unos instantes la manifestación en las calles mas modernas de Salzburgo, regresamos a la estación de trenes y dijimos hasta luego a una de las ciudades más hermosas que he visto en Europa, definitivamente un punto para turistas de cualquier nacionalidad.  Antes de entrar a la estación de trenes, la cual se encuentra en reparación, pasamos a una pequeña tienda y compramos café y galletas para el camino.  Abordamos nuestro bagón de segunda clase y comenzamos el regreso.  La verdad después del recorrido estábamos cansados así que no pudimos evitar dormir por ratos.  Pero estabamos felices de haber tenido la oportunidad de conocer tan completa ciudad.