Archivos por Etiqueta: clase

Primera clase!

Llegamos al bagón que nos correspondía, subimos con nuestras maletas y wow!  fui positivamente sorprendida por el lujo del tren, muy diferente a la segunda clase en la que generalmente viajamos.  Para comenzar había una espaciosa área para maletas, luego ofrecían revistas nuevas de todo tipo en ambos idiomas, inglés y francés.  Tomé un par de ellas y entramos al área de pasajeros.  Habían áreas de cuatro sillones con mesa central y nosotros estábamos en el área de dos con mesa también.  Muy cómodos.  A los pocos minutos de haber emprendido el viaje, llegaron las asafatas y nos dejaron las charolas del desayuno, jugo, yogurt, pan, mantequilla y mermelada.  Durante todo el recorrido nos ofrecieron agua y café.  Definitivamente me gusta eso de viajar como celebridad!

De nuevo en la estación de trenes.

Después de observar por unos instantes la manifestación en las calles mas modernas de Salzburgo, regresamos a la estación de trenes y dijimos hasta luego a una de las ciudades más hermosas que he visto en Europa, definitivamente un punto para turistas de cualquier nacionalidad.  Antes de entrar a la estación de trenes, la cual se encuentra en reparación, pasamos a una pequeña tienda y compramos café y galletas para el camino.  Abordamos nuestro bagón de segunda clase y comenzamos el regreso.  La verdad después del recorrido estábamos cansados así que no pudimos evitar dormir por ratos.  Pero estabamos felices de haber tenido la oportunidad de conocer tan completa ciudad.

Vuelo México París!

Mi esposo salió rumbo a Paris tres días antes que yo por cuestiones de negocios y me llamó muy molesto diciéndome que se había demorado tres horas su vuelo y llegaría tarde a su reunión.  Finalmente se fué tarde.  Cuando yo llegué al aeropuerto la encargada de la documentación me dijo lo mismo, que el vuelo saldría demorado, pero esta vez cuatro horas!  Envié un correo a mi esposo para que estuviera al pendiente y no esperara cuatro horas a que llegara en el aeropuerto.  Después de la larga espera finalmente abordamos, era un 767, no tenía centros de entretenimiento personal en clase turista, pero eso si estaba lleno.  El vuelo transcurrió sin mayores contratiempos, nos dieron una cena caliente y un pequeño desayuno.  La atención de los sobrecargos entre las comidas fue nula y si querías agua deberías ir por ella…  lo único que me emocionaba era la idea de que muy pronto estaría de nuevo en Paris!