Archivos por Etiqueta: Beijing

Ciudad de Shanghai, China.

Esta ciudad me dejo impresionada.  Beijing me cautivó con sus calles, museos, la muralla y por ser la primer ciudad que visitaba en aquel lejano país.  Xian con sus hombres de terracota y toda la muestra cultural, desde la comida hasta las construcciones, así era como yo imaginaba China.  Shanghai es diferente, orgullosa de su mezcla de lo oriental y lo occidental.  Si caminas por sus modernas calles llenas de lujo y tecnología, igual enncuentras un rascacielos que una pagoda, un restaurannte local junto a un starbucks y los habitantes disfrutan de esta fusión tanto como los turistas.  Se encuentra llena de sitios para visitar, de los cuales les contaré a continuación….

Sheraton Xian, China.

Después de 35 minutos en el taxi el conductor comenzó a exclamar de nuevo ooohhhh! y a señalar, por fin estaba ahí, con una hermosa fuente exterior, nuestro hotel:  el Sheraton Xian.  No me quejo de nuestro hotel en Beijing, era cómodo, limpio y el personal muy amable, pero esto era como un pedacito de américa.  Llegamos y había musica en vivo en el bar del lobby (por supuesto en ingles) el personal hablaba perfecto ingles por lo que no tuvimos problemas con el idioma.  Contaban con varios restaurantes de cocina occidental (incluyendo el desayuno que ya extrañabamos, eso de desayunar pescado y arroz no se nos da).  Nuestra habitación estaba linda, por supuesto decorada en estilo oriental pero con todas las conveniencias de occidente, incluyendo café y una deliciosa canasta de fruta (que ya extrañaba).  Tenían alberca y jacuzzi techados con una vista hermosa.  También internet inalámbrico gratuito.  Definitivamente hicieron nuestra estancia muy placentera.  Si quieren saber más de este hotel pueden visitar su sitio web:  http://www.starwoodhotels.com/sheraton/property/overview/index.html?propertyID=475

Camino y llegada a nuestro hotel en Xian.

Bueno, aquí estabamos camino a nuestro hotel en Xi’an, confiando en un taxi con un conductor que tenía cara de ser amigable, pero que no hablaba nuestro idioma….  El aeropuerto no se encuentra tan cerca de la ciudad y nos pareció el recorrido divertido, nuestro chofer cada vez que pasabamos por un sitio de interés turístico o histórico, bajaba la velocidad, lo señalaba y hacía una exclamación como ooooohhhhhh!  Nosotros solo mirabamos, asentíamos y reíamos.  Resultó ser buen guía a pesar de no hablar mas que Chino!  (y nosotros no entenderle nada!)  Por fin llegamos al Sheraton, un oasis, comparado con nuestro funcional hotel de Beijing.  De este les contaré en un momento.

Aeropuerto Internacional de Xi’an Xianyang

Pues dejamos Beijing y volamos por Air China con destino a Xi’an.  A decir verdad el avión no era muy cómodo, el espacio entre ascientos era poco y nosotros somos muy altos… pero en fin después de poco mas de dos horas de vuelo por fin llegamos.  Desembarcamos en este moderno aeropuerto con dos terminales:  T1 para vuelos nacionales y T2 para internacionales.  Cuena con todos los servicios como restaurantes, cafés, tiendas, un lugar para guardar equipajes y hasta un hotel, donde puedes hospedarte o rentar una habitación solo por algunas horas, en lo que te recuperas o esperas tu siguiente conexión.  ¿Curioso no?  También en su página ponen como novedad que cuentan con baños….(recuerdan lo que les platiqué de este singular problema que encontre?)  Si quieren saber un poco más sobre este aeropuerto pueden visitar el siguiente sitio:  http://www.travelchinaguide.com/cityguides/xian/airport.htm

Siguiente parada: Xi’an

Desde que mi esposo y yo comenzamos a planear este viaje decidimos visitar Beijing, Xi’an y Shangai.  Así compramos nuestros vuelos con Air China.  Queríamos ir a Xi’an por visitar los hombres de terracota además de conocer este encantador lugar, lleno de historia, tradición y cultura.  Que suerte que así lo hicimos ya que es un lugar  perfecto para que el turista se adentre más e interactúe con la tradición milenaria China.  He de decir que hasta un papalote compramos!  Este sitio nos encantó, ya les iré contando de cada aspecto de nuestra breve estancia aquí, desde el hermoso hotel (un oasis) hasta la comida, los museos, mercados, la gente….  Nos enseñó mucho.

Hata pronto, Beijing.

Se acabó el tiempo en  Beijing, era hora de partir a nuestro siguiente destino Xi’an.  Ya habíamos visitado los principales lugares turísticos en la ciudad como La Plaza Tiananmen, La ciudad prohibida, El Centro Nacional de las Artes, Una fábrica de seda, un lugar donde se trabajaba jade, La Gran Muralla China, Las tumbas ming, El mercado de la perla…. Sabíamos que aún quedaban muchos museos y sitios interesantes, pero desafortunadamente un lugar tan grande y  lleno de cultura y tradición no se puede conocer del todo en tan poco tiempo.  De cualquier forma era hora de despedirnos y prometernos como en cada viaje volver algún día.

Tumbas Ming.

Esta impresionante necrópolis se encuenta ubicada a 50 kilometros de la ciudad de Beijing.  El primer emperador que fue sepultado ahí fue Zhu Di y su emperatriz;  el nombre que recibe esta tumba es Changling.  Después otros doce emperadores fueron enterrados al rededor.  Las únicas tumbas que se encuentran abiertas al público son las de Changling y Dingling.  La diferencia entre ellas es que la primera es un impresionante edificio y la segunda se encuentra bajo tierra.  Hay una curiosa tradición que dice que al entrar por la puerta hacia el jardín frontal de Changling uno pierde su alma, la libera y que al salir para recuperarla uno debe gritar, por lo que verá a turistas tanto nacionales como extranjeros gritando al salir.

La Gran Muralla China

A 70 kilómetros al norte de la ciudad de Beijing se encuentra el área mas conservada de esta impresionante obra arquitectónica.  Este lugar es conocido como Badaling.  En 1961 fue proclamada por el Estado como reliquia Nacional.  La UNESCO la nombró patrimonio cultural de la humanidad en 1988 y en julio del 2007 se le declaró como una de las siete maravillas del mundo moderno.  Es tan grande que la pueden observar desde la luna!  Esta sección fue construida durante la dinastía Ming, entre los años 1368-1644.  Originalmente funcionó como fortificación para defender su capital de los Mongoles.  Actualmente es un sitio turístico que uno no debe perder oportunidad de visitar.  Su horario varía:  en verano de 6:30 a.m. a 7 p.m. y en invierno de 7 a.m. a 4 p.m.

Hacia la Gran Muralla China.

Antes de irnos de Beijing y como la cereza del pastel decidimos visitar La Gran Muralla China.  No podía faltar un recorrido por esta, ya que fue la razón principal por la que decidimos visitar este país;  recuerden que vamos tras las siete maravillas del mundo moderno.  Primero decidimos hacerlo por nuestra cuenta y muy valientes llegamos a la estación de trenes donde partían para aquél lugar.  Tuvimos muchos contratiempos, ya que nos perdimos para llegar, el área no era lo más turístico y por supuesto la persona que atendía la taquilla no hablaba ni j de inglés.  Encontramos unas personas que si lo hacían y nos explicaron que ya era tarde para salir y hacer el tour en tren, pero ofrecían llevarnos en su carro…. venimos de una ciudad grande y conflictiva así que lo hablamos y decidimos no correr el riesgo e intentarlo de otra forma al día siguiente.

Un pequeño problema muy singular….en China.

En cada viaje siempre hay anécdotas para contar… aquí me pasó algo muy curioso, pero bien dicen que bajo advertencia….  He de decir que amo viajar, mi pasión es conocer otros lugares y culturas y antes de salir de vacaciones siempre consigo información del lugar.  No pido lujos pero si comodidades.  Platicando con mi asesor de Royal Holiday, me comentó que los baños en China eran escasos y no había papel.  Pensé que era un dato curioso y lo olvidé.  Fue tan cierto!  Era muy dificil conseguir un baño!  Ni siquiera los  restaurantes contaban con ellos, en un centro comercial de cuatro pisos, con tiendas de lujo, sólo había un baño en la planta baja y además los de mujeres eran del tipo de huequito en el piso!  Y si comías en algún restaurante no te podias lavar las manos la mayoría de las veces.  Así que si van a Beijing, lleven su gel antibacterial….