Archivos en la Categoría: transporte

Primera clase!

Llegamos al bagón que nos correspondía, subimos con nuestras maletas y wow!  fui positivamente sorprendida por el lujo del tren, muy diferente a la segunda clase en la que generalmente viajamos.  Para comenzar había una espaciosa área para maletas, luego ofrecían revistas nuevas de todo tipo en ambos idiomas, inglés y francés.  Tomé un par de ellas y entramos al área de pasajeros.  Habían áreas de cuatro sillones con mesa central y nosotros estábamos en el área de dos con mesa también.  Muy cómodos.  A los pocos minutos de haber emprendido el viaje, llegaron las asafatas y nos dejaron las charolas del desayuno, jugo, yogurt, pan, mantequilla y mermelada.  Durante todo el recorrido nos ofrecieron agua y café.  Definitivamente me gusta eso de viajar como celebridad!

Anuncios

Camino de Narita a Tokio.

Pues maletas en mano, por fin emprendimos el camino a Tokio.  Tomamos un tren JR, la línea gris, que era la que nos dejaría en Asakusa, área donde nos hospedaríamos.  Hicimos aproximadamente una hora.  Era un tren muy limpio y cómodo.  Uno compra su boleto indicando donde se bajará, a la salida una máquina valida el boleto;  si bajas antes te devuelve la diferencia y si lo haces después te cobra lo que te faltó pagar, por lo que uno debe conservar dicho boleto.  Nos pasó algo curioso, una pareja mayor estaba sentada frente a nosotros y se quedaron dormidos, la señora llevaba los boletos en la mano y se le cayeron;  al despertar se asustó por que no los veía, entonces yo me agaché, los levanté y se los entregué. Me dijeron algo, supongo me dieron las gracias, me hicieron reverencia y yo les sonreí y asentí.  Desde ahí hasta que llegamos a nuestro destino, cada vez que nuestras miradas se cruzaban, hacían reverencia….  me parecieron muy simpáticos.

Cómo viajar en la ciudad de Mérida.

Hay muchas formas para transportarse dentro de la ciudad.  De hecho cuando uno llega al aeropuerto internnacional, encuentra uno varias arrendadoras de autos y justo a la salida del lado izquierdo una caseta de venta de tickets para taxis.  Los taxis se pueden tomar en cualquier punto de la ciudad y usan taxímetro;  estos son muy seguros.  También hay una red de camiones, que circula por toda la ciudad;  su costo promedio es de cinco pesos y la mayoría cuentan con aire acondicionado.  Para ir a sitios más retirados como zonas arqueológicas pueden tomar los camiones en las estaciones que mencioné con anterioridad.  Para un circuito turístico por la ciudad les recomiendo el famoso turibus rojo de dos pisos.

El Metro en Londres (The Tube).

Nadie experimenta en cabeza ajena, pero si buscas un consejo, no rentes auto en Londres.  Mi hermana y yo invertimos mucho dinero y tiempo para no usarlo al final.  Definitivamente el transporte público es una maravilla, sobre todo su sistema de metro, conocido como Tube.  Tiene varias líneas, es rápido, limpio, cómodo, seguro (de hecho lo tomamos en la noche), cuenta con estaciones en los lugares más turísticos….  He de reconocer que los londinenses son muy educados y más de uno nos cedió su lugar.   Si quieres un mapa de este visita el siguiente link:  http://www.tfl.gov.uk/assets/downloads/standard-tube-map.pdf

Londres, rentar auto, grave error.

Como viajábamos de divas, decidimos rentar auto en el aeropuerto y dirigirnos a la ciudad.  Las complicaciones comenzaron cuando llegamos al carro y recordamos que se conduce en el lado contrario, y por supuesto se circula en el lado contrario también.  Las glorietas!!!  Fueron nuestro enemigo por largo rato, entrar y salir de ellas era una gran prueba de destreza, después de un rato perdidas finalmente dimos con el hotel.  El valet nos recibió el auto, y procedimos a hacer el registro en el hotel, cual sería nuestra sorpresa que la tarifa del estacionamiento era casi igual a lo que costaba una habitación!  Dejamos nuestras maletas y no queríamos perder ni un segundo así que decidimos salir de inmediato, bajamos, nos dirigimos con el concierge y pedimos nuestro auto….  Nos dijo que tomaramos asiento en la recepción, que tardarían media hora en traerlo, por supuesto nos enfadamos, como tardarían tanto si teníamos que salir a conocer…  Nos explicaron que hay pocos estacionamientos, por lo que lo dejaban lejos y tardaban mucho en llegar, nos recomendaron que usaramos el transporte público.  Obstinadas esperamos el auto, cuando llegó avanzamos en el tráfico un par de cuadras y decidimos darles la razón a los londinenses, regresamos el auto al valet y terminamos moviéndonos en metro durante toda nuestra estancia!