Category Archives: Europa

Perdiendo el tour en Malta.

Después de Egipto visitamos la isla de Malta.  Egipto no pertenece a la comunidad europea, por lo que al reingresar a  ella a través de Malta tuvimos que pasar migración de nuevo.  Fue muy larga la fila, esperamos mucho tiempo y cuando por fin pudimos bajar del crucero, el tour de Medina y viñedos ya se había ido.  La persona encargada de los paseos nos dijo que podíamos cambairlo por uno de la pura ciudad o nos reembolsaban el dinero.  Escogimos la segunda opción y salimos del muelle.  Afuera habían grandes letreros del touribus, preguntamos y nos salía en la cuarta parte del tour que habíamos perdido;  lo tomamos y la verdad es que fue mala suerte con buena suerte por que el recorrido y la ciudad nos encantó.

Anuncios

Grecia…. demasiado tarde.

A mitad de la noche dejamos de sentir movimiento en el barco, escuchabamos que bajaban anclas, luego subian de nuevo, otro rato de navegación y lo mismo.  Nos pareció extraño, pero pensamos que tal vez nos habíamos detenido para hacer tiempo.  Cuando amaneció vimos que estábamos en medio del mar, no se veía Grecia y generalmente al amanecer ya estábamos en el puerto de destino.  El capitán avisó por radio que había habido un enfermo de gravedad por lo que trataron de bajarlo en una pequeña isla para que una ambulancia lo recogiera, pero esta era demasiado pequeña e insuficiente para el problema así que tuvimos que seguir y parar en otro puerto para bajarlo, por lo que llegaríamos tarde a Grecia. Que tan tarde???  Los tours se cancelaron, la acrópolis estaba ya cerrada;  apenas nos dió tiempo de una caminata por Plaka…. que pena no?

Roma…. accidentada.

Decidimos no tomar el tour en Roma, mejor rentar auto para ir del puerto a la ciudad (era un trayecto corto) y ahí tomar el famoso touribus.  Grave error.  Había un tráfico terrible, tardamos horas en llegar, horas para encontrar un estacionamiento.  Tomamos el camión turístico y no dejó de llover, el agua se metía por todas partes, hasta el piso de abajo estaba inundado.  Finalmente manejamos de regreso al puerto, pero nos perdimos en la salida, tardamos atorados en el tráfico y estábamos entregando el auto cuando escuchamos que el barco ya tenía los motores listos para zarpar.  Corrimos a toda prisa por el muelle, hasta que encontramos un taxi que nos acercó!  El barco estaba subiendo la plataforma!!!!  La bajaron de nuevo, nos dejaron subir, nos regañaron y dijeron llevaban media hora esperándonos a nosotros y otro pasajero que definitivamente se quedo!

Ultimos minutos en París.

Por supuesto como la mayoría de los turistas pasamos nuestros últimos minutos encerrados en la terminal del aeropuerto.  Pero no es cualquier aeropuerto, es uno de los más grandes, modernos y lujosos, el Charles de Gaulle.  Una vez documentados y sin maletas que cuidar entramos a hacer las últimas compras a las tiendas duty free;  luego tomamos un café y un par de panes con chocolate.  Finalmente escuchamos que llamaban a todos los pasajeros de nuestro vuelo París – México a abordar.  Caminamos con calma hasta la sala y con mucha nostalgia prometimos regresar.

Un nuevo día… de regreso a casa.

Finalmente estas maravillosas vacaciones concluían.  Sonó el teléfono, era nuestro servicio de despertador.  Rápidamente nos levantamos, dimos un baño y maletas en mano bajamos a la recepción.  No teníamos nada que pagar, de todo se había encargado Royal Holiday, nuestro club vacacional (www.royal-holiday.com ).  El empleado de recepción llamó por telefono al taxista y este le dijo que estaba parando en la puerta, así que nos despedimos y nos subimos rápidamente.  En menos de una hora ya estábamos llegando al Aeropuerto para documentarnos y abordar el vuelo de Aeroméxico que nos regresaría a casa.

Consiguiendo un taxi en Paris!

Llamé al número del sitio de taxis que llevaba conmigo y nadie contestó;  entonces fuimos a la recepción de nuevo (ya en pijama) y el mismo empleado del hotel nos dijo que probablemente no estaba operando el sitio por la huelga.  Agobiados preguntamos que podríamos hacer y dijo que intentaría conseguirnos un taxi.  Llamó a varios conocidos y todos apoyaban la tan mentada huelga, hasta que por fin uno aceptó llevarnos.  El precio era un poco más elevado que el del camión, pero seguro llegaríamos a nuestro destino a tiempo.  Así que por fin pudimos irnos a dormir por unas cuantas horas tranquilos.

Si todo había salido bien…

En ese momento pensé que si todo se había acomodado tan bien durante el viaje, no debería haber problema.  Pero no podíamos arriesgarnos a tratar de tomar el camión que viajaba de la Opera de París al Aeropuerto Internacional Charles de Gaulle y quedarnos esperando largo tiempo por que perderíamos nuestro vuelo de regreso a México. Por suerte mi asesor vacacional cuando hice mis reservaciones a través de Royal Holiday, me dió una serie de links, y entre ellos venía un sitio de taxis cercano al hotel.  Asi que decidí llamar y pedir uno.

Huelga de transportistas en París.

El viaje concluía, parecía que había un problema con el teléfono de nuestra habitación y no se escuchaba bien;  estabamos intentando pedir el servicio de despertador para el día siguiente.  Planeabamos tomar el metro a la Opera y de ahí el camión que va directo al Aeropuerto Internacional Charles de Gaulle.  Mi esposo bajó a pedir que nos levantaran y el empleado de recepción le preguntó que a donde iríamos tan temprano, le explicó nuestros planes y entonces el empleado le advirtió que habría huelga de transportistas, por lo que probablemente el camión al aeropuerto estaría sin servicio.

Ratatouille.

Muy cansados, después de un agitado día en la ciudad luz y habiendo disfrutado de una deliciosa y romántica cena, finalmente llegamos a nuestro hotel.  La habitación me pareció un oasis;  me dí un baño, me puse mi pijama y me metí en la cama.  Encendí la televisión y cual fue mi sopresa….  estaban pasando Ratatouille.  Me parece una película de lo mas tierna, como buen chef que soy la he disfrutado una y otra vez.  Por supuesto la vi de principio a fin, en francés, el idioma mas romántico.  Que buena despedida 🙂

De manteles largos en París.

Amo la cocina francesa y no hay mejor exponente que una buena sopa de  cebolla, aun que ojo, a pesar de estar en París no en todos los restaurantes es de lo mejor.  Después de haber caminado un rato por el barrio latino decidimos probar suerte en un pequeño restaurante con mesas en la calle, lleno de turistas y locales.  Aún había una mesa para dos que parecía nos estaba esperando.  Al entrar tenían una enorme olla de Beuf Bourguignone, especialidad del lugar.  No pude mas que pedir una sopa de cebolla y esta tradicional carne.  Acompañamos los alimentos con vino y para rematar una copa de champagne, para decir hasta pronto París.