Archivos en la Categoría: comida

Primer actividad programada: comer!

Bueno, después del vuelo, el traslado al hotel, el tiempo de espera en recepción y el cambio de habitación, ya nos había dado el medio día y teníamos un hambre….  Decidimos bajar y tomar un taxi y pedirle nos llevara a algún buen sitio para come rcomida regional.  Definitivamente nos dejaron en el sitio mas comercial para turistas:  La Bodegita del Medio.  Nos contaron que había comenzado como una tienda, donde se ofrecía comida preparada por la esposa del dueño, en poco tiempo se convirtió en la cadena de cocina Cubana más famosa!  Excelente servicio, buena comida, pero cara para la isla.

Puerto Rico, gastronomía…

Ya les dí algunos tips de que ver o disfrutar en Puerto Rico, pero aún no les he contado de uno de sus atractivos principales (o por lo menos lo fué para mí, como buena amante de la comida que soy), su gastronomía.  Es una interesante fusión de elementos españoles y caribeños.  Uno puede disfrutar en las calles del viejo San Juan “bacalaitos”  que eran bacalao mezclado con masa y frito, lo vendían como botana;  en un hermoso restaurante local pregunté que cual era el platillo más típico que servían y me dijeron se llamaba mofongo y sus ingredientes principales eran el platano macho y el axiote, interesante combinación resultó.  Gastronomía única…

Cuidado con lo que comes!

Para evitar mayor número de enfermos en el barco, nos repartieron circulares en el crucero advirtiéndonos que tuviéramos cuidado con lo que comíamos al bajar.  Los mexicanos somos de buen estómago y nos gusta probar, a otros turistas todo les da miedo.  En Egipto el tour nos incluía una comida en un barquito turístico en el Nilo.  Todo era comida árabe, la cual nos encanta y los dulces… simplemente deliciosos.  Nuestros compañeros de mesa, por supuesto Americanos, solo nos veían comer, y preguntaban que era una cosa y otra y que tal estaba, pero sin probar, por que la naviera dijo que tuvieramos cuidado.  No saben lo que se perdieron, excelente gastronomía.

Alimentos.

Wow, que gran variedad de alimentos, hay generalmente en los cruceros varios restaurantes.  En el último que tomé habían cinco incluidos, un par de ellos eran buffettes y los otros a la carta.  Además habían otros restaurantes de cocina italiana, mexicana, japonesa, francesa y cortes que tenían un costo adicional, el cual era muy accesible y justo por la calidad de los alimentos, este cargo extra varíaba de entre diez a veinte dolares por persona.  Los buffetes eran tan amplios y variados como los de Las Vegas, además de ofrecer cenas tema.

De manteles largos en París.

Amo la cocina francesa y no hay mejor exponente que una buena sopa de  cebolla, aun que ojo, a pesar de estar en París no en todos los restaurantes es de lo mejor.  Después de haber caminado un rato por el barrio latino decidimos probar suerte en un pequeño restaurante con mesas en la calle, lleno de turistas y locales.  Aún había una mesa para dos que parecía nos estaba esperando.  Al entrar tenían una enorme olla de Beuf Bourguignone, especialidad del lugar.  No pude mas que pedir una sopa de cebolla y esta tradicional carne.  Acompañamos los alimentos con vino y para rematar una copa de champagne, para decir hasta pronto París.

Louvre, centro comercial.

Con tantos platillos deliciosos que saborear en París, quien no tendría hambre a toda hora?  Pues ya era hora de comer, así que antes de entrar a este imponente museo parisino decidimos comer algo.  Entramos por el llamado carrousel del Louvre y recorrimos todas las pequeñas y exquisitas tiendas, luego el área de fast food y por ùltimo vimos la cafetería donde servían sandwiches y ensaladas, justo junto a donde venden los boletos.  Así que en este último lugar comimos.  Por cierto vale la pena que dediquen unos minutos a las tiendas de este pequeño centro comercial, en especial una que vende artículos ecológicos, así como inciensos, aceites aromáticos y hasta juguetes educativos.

Un concepto genial en comida rápida.

Londres lo tiene todo, incluyendo este concepto de comida natural rápida.  Pret A Manger ofrece alimentos orgánicos, sin conservadores y cuidando el valor nutricional y sabor.  Me fascinó el concepto.  Tiene un menú que no cambia y otra parte que varía por temporadas.  Todos los días hay una sopa diferente.  Además es de los pocos sitios que tienen servicio a domicilio y banquetes.  Otro aspecto de esta empresa que llama mi atención es que sus dueños y empleados no solo se preocupan por tener un negocio de éxito, sino que también hacen mucha obra social y benéfica en Londres.  Todo un ejemplo a seguir.  Si quieren conocer más de ellos pueden visitar el siguiente link:  http://www.pret.com/

Pret A Manger Londres.

Esta divertida y exitosa cadena de cafeterías londinenses se encuentran por doquier, de hecho vi una en Nueva York hace un año.  Dicen que nació el concepto en 1986 cuando dos amigos universitarios comenzaron a vender sandwiches sin conservadores ni aditivos.  Ahora es todo un emporio con aproximadamente 240 locales funcionando y no venden franquicias!  Cual es el éxito de este lugar?  En mi opinión son los productos frescos, lo saludable de sus menús y la calidez del trato de sus empleados, además del excelente sabor de todo!

Harrods, gastronomía.

Siempre me ha impresionado el área gourmet de esta tienda londinense.  Dime que buscas y seguro ahí lo encuentras.  Lo único malo son sus precios.  No dudo que los productos valgan lo que cuestan pero para mi bolsillo definitivamente son inalcanzables.  Pueden creer que un frasco de 125 gramos de caviar costaba 650 libras? esto equivale a trece mil pesos!  Pero en referencia a sus restaurantes les tengo que decir que hay de todo tipo, desde una barra de sushi, hasta lujosos sitios de comida internacional.  Cuenta en total con 30 restaurantes, bares y cafés.  Si quieren saber de ellos pueden visitar la siguiente página de internet:  http://www.harrods.com/visiting/restaurants

Gastronomía Alemana.

Caminando en el área central, por Marienplatz, llegamos a una especie de mercado, donde vendían productos regionales y gourmet;  también habían restaurantes, muy sencillos, repletos de locales y uno que otro turista.  Pensamos que si los locales acudían debían ser buenos así que entramos a uno.  Por supuesto lo primero que ordenamos fueron unos gigantes tarros de cerveza, prefiero la clara y no me decepcionó.  Mi esposo pidió una sopa que tenía col, papa y todo tipo de salchicha en pequeños trozos, estaba deliciosa.  Luego ordenamos un plato que tenía col y pequeñas salchichas asadas al carbón.  MMM se me hace agua la boca de recordarlas.  Saliendo de ahí entré a una librería a comprar un recetario alemán.  Conocer un lugar incluye su gastronomía.