Archivo diario: febrero 28, 2011

La Vieja Habana.

Sin duda la zona más hermosa y turística de La Habana es la llamada Habana vieja.  De hecho no tiene para nada la apariencia de vieja, sus antiguos edificios coloniales están en perfecto estado;  con mantenimiento impecable.  Hay todo tipo de restaurante, cafés y bares con música viva.  Es otra ciudad una muy animada, con mucha vida, una que invita a los turistas a disfrutar…  Aprovechen las tiendas en la zona, tienen buenos precios y se consigue todo tipo de producto local.

Anuncios

Medios de transporte…

Después de nuestra histórica multa decidimos regresar el auto a la arrendadora en cuanto llegamos al hotel en La Habana y usamos de nuevo el transporte pùblico.  Entonces tomamos de nuevo taxis, carros antiguos que funcionaban a la perfección, pero descubrimos durante una caminata unas pequeñas motos, adaptadas con un asiento para dos atrás y un techo amarillo.  Los cubanos los llaman cocotaxi.  No me podía quedar con ganas de dar un paseo en una, así que de regreso la abordamos.  Fué divertido!

Encantos cubanos para traer a casa…

Cuba tiene productos únicos, bien reconocidos a nivel mundial que se vuelven excelente souvenir para llevar a casa. Muchos turistas compran sus cremas, perfumes y productos dermatológicos, para mi los mejores son Alicia…  Otro artículo reconocido a nivel mundial son los puros, en especial Cohiba y Partagas, pero cuidado, no los compren en cualquier sitio, en la isla venden buenas imitaciones que te pueden confundir.  Por último sus rones, fue cuna de la casa Bacardí y ahora sus mejores representantes son entre otros Matusalen…

Regresando de Varadero…

Regresabamos en el pequeño auto que rentamos antes de salir de la Habana, mi esposo manejaba y lo hacìa a una velocidad moderada por varias razones;  la  primera por precauciòn, no conocíamos el camino y otra fué para que pudieramos disfrutar los paisajes.  En cierto momento pasamos por un retén militar y fuimos detenidos.  Nos dijeron que circulabamos a exceso de velocidad, lo negamos y preguntamos como estaban tan seguros, no tenían radares ni detector de velocidad alguno, contestaron que nos vieron!  Que eso bastaba para infraccionarnos y lo hicieron!  Bien nos advirtieron que todos los turistas eran infraccionados…