Archivo diario: febrero 24, 2011

Hotel en Varadero…

Finalmente llegamos a nuestro hotel en Varadero y fuimos muy bien recibidos.  Cuba me daba la impresion de que hubiera viajado hacia atrás en el tiempo, los autos antiguos, las instalaciones de los hoteles, sus muebles… no se para mi tiene cierto encanto y nostalgia.  En fin, después de registrarnos fuimos a nuestras habitaciones a dejar las maletas.  Eran bastante sencillas, pero estaban limpias que era lo importante.  Para variar teníamos hambre y era un hotel todo incluido así que decidimos comer unos sandwiches en uno de los restaurantes de playa para poder cenar bien.  Por fin nos relajamos viendo su hermoso mar…

Anuncios

Camino a Varadero…

Por la mañana, después de desayunar en el hotel, teníamos programado salir a Varadero para pasar tres noches en sus maravillosas playas.  Rentamos un auto en la agencia del hotel y esperamos un poco para que nos lo entregaran.  Definitivamente no son tan cuidadosos como en otros destinos turísticos;  nos entregaron un coche sucio, aún con botellas de agua abiertas y basura de los turistas que lo usaron antes…  Otras personas nos adviriteron que tuvieramos cuidado por que siempre infraccionaban a los turistas…  Subimos nuestras maletas y tomamos la carretera muy entusiasmados…

Espectáculo en el Hotel Nacional, La Habana…

Después de cenar pasamos al teatro – cabarette.  Tenía pequeñas mesas redondas y sillones… se veía el paso del tiempo en sus instalaciones, pero esperábamos con ansia la majestuosidad de su espectáculo, tal como lo habían prometido.  Comenzó la música, salieron los bailarines y si, disfrutamos de una buena velada.  Usando la imaginación te podías remontar a una Cuba bollante, lujosa…  ahora sus trajes se veían un tanto venidos a menos por el uso… pero el entusiasmo de los participantes te hacía olvidar todo y entregarte a los ritmos de su música.

Experiencia en el hotel Nacional, Cuba.

Entramos a este hermoso hotel de estilo colonial y quedamos encantados con sus instalaciones y el mantenimiento que tiene.  Compramos nuestros boletos para la cena y el show.  Pasamos al comedor y efectivamente era buffette, tal como nos había dicho el concierge de nuestro hotel.  Había comida muy cubana y algo de española.  Aún recuerdo que cené deliciso, un poco apresurado por el tiempo, ya que el espectáculo estaba por comenzar.  Recordaba todas las historias que contaban mis abuelos sobre los eventos a los que habían asistido en ese hotel durante sus viajes…  Finalmente pasamos al teatro, que mas bien era como un cabarette….