Archivo diario: febrero 21, 2011

Cuba, encantador y diferente.

Después de un confortable vuelo por Mexicana de la Ciudad de México a Cuba, finalmente llegamos.  En el aeropuerto nos recibieron muy bien y tomamos un taxi a La Habana, lugar que sería nuestro primer punto de interés turístico a visitar;  también teníamos programado pasar unos días en Varadero, pero eso sería después.  Al taxista no le he de haber parecido simpática ya que en el camino vi un auto antiguo y dije miren que hermoso coche de colección, luego vi otro y lo señalé, hasta que noté que todos los coches eran antiguos… que todo conservaba el sabor de antaño.

Anuncios

Para viajar a Cuba…

Cuba, esa isla con tanta riqueza natural, con gente amable, lista para recibir al turista, se vuelve un paraiso para los que la visitan.  Hay que saber que como mexicanos no necesitamos tener una visa, pero si hay que pagar unos derechos por entrar en nuestro aeropuerto antes de salir y pagar otros derechos al salir de ahí, en su aeropuerto.  Ellos tienen su moneda, el peso Cubano, pero los turistas no la utilizan, usamos una llamada peso convertible cubano, se puede comprar en casas de cambio y bancos de la isla.

Destino Cuba.

Después de haber conocido San Juan, Puerto Rico, con su gente cálida y ese ambiente tropical decidimos que Cuba estaría entre nuestra lista de paises por conocer y en cuanto tuvimos oportunidad decidimos hacer el viaje.  Mi papá tenía ganas de visitar la isla tambien así que decidimos hacer el viaje con ellos.  Royal Holiday, nuestro club vacacional tiene infinidad de hoteles pero no es el caso en Cuba así que reservamos por nuestra cuenta, compramos nuestros boletos por Mexicana de Aviación y todo estaba listo.

Otra isla romántica…

Definitivamente Royal Holiday se sacó un diez con los hoteles que tiene en diferentes zonas de Puerto Rico, una isla encantadora, muy romántica.  Otra isla que a mi parecer era muy romántica y que deseaba conocer desde pequeña era Cuba.  Mis abuelos habìan ido de vacaciones varias veces ahí y siempre regresaban hablando de los hoteles de La Habana, las playas de Baradero y sobre todo de su gente, siempre amable. Ahora no solo es un destino para vacaciones, si no también para turismo de salud.