Archivo diario: enero 5, 2011

Primer vistazo.

Llegué a muy buena hora para asistir a la cena de fin de año con la familia de mi esposo, quien me estaba esperando en el aeropuerto.  Salimos y tomamos una vía rápida, enorme, en el camino al fraccionamiento vi gran cantidad de tiendas y restaurantes, tanto locales como franquicias.  Estaba tranquilo y me dijeron que por ser fin de año, que generalmente viernes a esa hora tiene el tráfico que toda ciudad presenta, aun que dudo mucho que llegue a los niveles a los que llegamos nosotros.  El fraccionamiento me pareció hermoso, mucha vigilancia, grandes casas, jardines comunes con lagos, fuentes y juegos para niños.  En un área ví una casa club con alberca y gimnasio.  Aún se puede vivir en paz en provincia, para muestra Guadalajara.

Llegando al aeropuerto internacional de Guadalajara.

Finalmente aterrizamos y despues de esperar a que los pasajeros que llevaban prisa bajaran, desembarqué del avión y caminé hacia la salida.  Trato de ser práctica, por lo que llevé mi maleta abordo.  En mi recorrido encontré un pequeño aeropuerto, moderno y con todas las comodidades.  Pasé al baño y estaban muy limpios.  Había variedad de tiendas, incluyendo farmacias, bares y cafés.  La mayoría estaban cerrados, pero lo comprendo, fin de año por la noche….  Al pasar la seguridad y el área donde se recoje el equipaje encontré restaurantes de comida rápida, tequilerías y arrendadoras de autos.  Afuera taxis y un´gran estacionamiento.  Todo para simplificar la vida del turista.

Somos desordenados…

En el aeropuerto, cuando llamaron a los pasajeros para abordar, las chicas del mostrador anunciaron que lo haríamos de acuerdo al número de zona de nuestro boleto.  No entiendo por que todo el mundo se arremolina en la entrada, el avión no se va a ir y todo lleva un orden.  Lo mismo sucede al bajar;  la sobrecargo pidió nos quedaramos sentados hasta que el aviso de cinturones se apagara.  A donde van todos los pasajeros con tanta prisa?  En cuanto aterrizamos el turista sentado a mi derecha brincó al igual que la gran mayoría, sólo que este último quedo parado frente a mi, justo donde estaba sentada esperando a que todos bajaran. Por que no somos educados????

Volando por Interjet.

Les he comentado que la mayoría de los vuelos los hacemos por Mexicana, no solo por lealtad familiar, sino por que nos gusta mas el servicio y la comodidad de sus aviones (como los extrañamos).  Pues esta fué la primera vez que viajé por Interjet, y he de decir que me sorprendieron.  La chica del mostrador fue sumamente amable, abordamos a tiempo, salimos de acuerdo a lo planeado.  El espacio entre asientos era muy cómodo y estos eran de piel.  Había bar de cortesía con un snak salado.  Lo mejor es que había un baño sólo para mujeres…  Bien por esta linea aerea mexicana que se esfuerza por complacer al turista.