Archivo diario: diciembre 15, 2010

Regreso accidentado.

La Blackberry sonó, había entrado un nuevo correo, que flojera eran vacaciones!  Decidimos checarlo y nos dimos cuenta de que era de la agencia a través de la cual compramos los boletos de tren.  Nos estaban notificando que no habían boletos de segunda clase, así que nos habían reservado y cobrado boletos de primera!  Al principio nos molestamos, nos preguntamos por que lo habían hecho sin consultarnos, pero al final terminamos aceptando, pues era el único medio de transporte para regresar a Paris más o menos económico.

Anuncios

Viaje sin regreso.

No, no me refiero a morir, ni nada por el estilo, literalmente no teníamos regreso de Londres a París y justo lo recordamos en el ferry.  Después de visitar el puente de Londres, decidimos descansar un momento, entrar a un café internet y comprar nuestros boletos de avión para la mañana siguiente.  Ilusos!  Por supuesto había lugar, pero por tres cientos euros por persona el vuelo sencillo!  De Miunich a Londres lo compramos con anticipación y no costó ni cien dolares.  Decepcionados vimos que habían boletos de tren de segunda clase para la mañana siguiente, por aproximadamente ochenta euros cada uno, así que llenamos la solicitud de compra, la cual nos dió un mensaje que habían recibido la información y en un par de horas recibiríamos confirmación y documentos.

Visitando el Puente de Londres.

Quieres visitar este atractivo de Londres?  Muy bien, aquí tienes la información básica.  Puedes llegar en el turibus, pero si no lo haces así los camiones rutas 15,42,78 y 100 te dejan;  por metro, las estaciones tower hill y london bridge puedes usar;  si te gusta el tren puedes bajar en las estaciones london bridge, tower getaway.  Su horario varía dependiendo de la temporada del año;  si vas entre abril y septiembre está abierto de 10 am a 6:30 pm;  el resto del año opera de 9:30 am a 6 pm.  El costo de admisión es de siete euros.  Generalmente el puente se eleva varias veces al día y los horarios estan programados, pero actualmente esta bajo mantenimiento (hasta marzo 2011).  Si van a ir y quieren saber si ya pueden ver como se abre el puente pueden consultar el siguiente link: http://www.towerbridge.org.uk/TBE/EN/BridgeLiftTimes/

Puente de Londres, área de exhibiciones.

Este increible puente, punto de visita obligado para todos los turistas que viajamos a Londres, cuenta con un área de exhibiciones.  Este lugar funcionó hasta 1910 como un puente de cruce para las personas, si el puente se encontraba abierto para que pasaran las naves en el río, la gente podía subir y cruzar, pero no lo hacían, preferían esperar a que cerrara en vez de subir las escaleras.  Por esto se cerró, pero a partir de 1982 se reabrió como un lugar para exposiciones que ofrece una impresionante vista panorámica del área.

El Puente de Londres y sus torres.

Este famoso puente es otro ícono londinense, punto obligado para turistas, además ofrece una increible vista del lugar.  Durante el siglo XIX el tráfico en el río Tames crecía, así que vieron la necesidad de construir un nuevo puente, no era fácil por que no podían interrumpir las actividades de este importante lugar.  Tardaron en tomar la decisión del diseño, fue para 1884 que eligieron el proyecto ganador.  Tomaron 8 años en su construcción y participaron aproximadamente 432  trabajadores.  Originalmente trabajó a base de vapor y luego cambió a electricidad y aceite.

Ferry en el Tames.

El río Tames ha sido muy importante en el desarrollo de Londres y ahora tiene otro punto a su favor, es un atractivo turístico más.  No se imaginan la cantidad de gente formada para tomar el ferry y hacer un pequeño recorrido en el que se observan algunos puntos de interés de esta increible ciudad.  Había mucho frío, el ferry era descubierto y tardamos aproximadamente treinta minutos del punto donde lo tomamos (frente al Ojo) al punto donde desembarcamos (el puente de Londres);  para ser honesta no lo disfruté mucho, ya quería llegar y entrar a cualquier lugar caliente.

Tiempo Agotado!

Se acababa el tiempo de nuestras vacaciones en Londres, era medio día y aún faltaban tantos barrios y puntos de interés por visitar….  Tomamos el camión abierto de dos pisos que ofrecía el tour por toda la ciudad y decidimos dar la vuelta completa para que mi esposo conociera un poco, aun que no tuvieramos tiempo de visitar el famoso museo Británico, del que soy ferviente admiradora.  Después del recorrido de aproximadamente tres horas (y un poco de lluvia) decidimos bajar junto al río, por el ojo para tomar el ferry y así llegar al famoso puente de Londres con sus torres.