Archivo diario: diciembre 10, 2010

Como el chinito!

Como el chinito, sólo miramos en esta tienda, ícono de Londres, de precios altísimos.  Bien dice la expresión “window shopping”, por que sólo vimos y nada compramos.  Sólo tomamos un café con un pan en uno de los lujosos cafés ubicados junto al área de souvenirs.  Ni siquiera un recuerdo compré, se me hizo muy caro;  por ejemplo, me gustó una bolsa de material reciclado para el super, pero costaba ya en pesos al rededor de quinientos!  por una bolsa reciclada para ir al mercado!  Definitivamente Harrods no es para mí, pero seguramente la economía del país les permite hacer compras en esos lugares y más.

Anuncios

Harrods, gastronomía.

Siempre me ha impresionado el área gourmet de esta tienda londinense.  Dime que buscas y seguro ahí lo encuentras.  Lo único malo son sus precios.  No dudo que los productos valgan lo que cuestan pero para mi bolsillo definitivamente son inalcanzables.  Pueden creer que un frasco de 125 gramos de caviar costaba 650 libras? esto equivale a trece mil pesos!  Pero en referencia a sus restaurantes les tengo que decir que hay de todo tipo, desde una barra de sushi, hasta lujosos sitios de comida internacional.  Cuenta en total con 30 restaurantes, bares y cafés.  Si quieren saber de ellos pueden visitar la siguiente página de internet:  http://www.harrods.com/visiting/restaurants

Harrods, Londres.

Wow!   Me quedé con la boca abierta al regresar a esta lujosa tienda, emblema de Londres.  Le contaba a mi esposo que la primera vez que visité este lugar al entrar me dieron un mapa de ubicación;  mi hermana y yo (que viajabamos juntas) nos moríamos de risa y pensamos que quien se puede perder dentro de una tienda;  por supuesto nos perdimos!  El creyó que exageraba, pero al llegar puso la misma cara que yo la primera vez.  Si quieren ver el plano de la tienda pueden visitar la siguiente página web:  http://www.harrods.com/visiting/store-guide

Del ojo a la ciudad…

Después de la larga caminata y la visita a este romántico atractivo turístico al atardecer, decidimos continuar la aventura.  Como han de suponer estábamos bastante cansados, pero en mi visita anterior a Londres mi asesor vacacional (con Royal Holiday) me había sugerido visitar Harrods y no se equivocó, es una tienda excepcional.  La verdad es que mi esposo gusta de conocer las tiendas y hacer algunas compras tanto como yo, así que tomamos el metro y decidimos dirigirnos a esta impresionante tienda londinense.

El Ojo de Londres.

Este emblema de Londres está celebrando su décimo aniversario.  Uno puede comprar un vuelo regular o pagar un poco más y tomar una vuelta acompañada de champaña; aun que en esta temporada recomiendan acompañar el paseo con una copa de vino caliente especiado.  Antes de subir se puede patinar en su pista de hielo, recién inaugurada.  No olviden entrar a la tienda por un souvenir.  Nosotros utilizabamos el metro, así que como tip te digo que puedes bajarte en la estación Charing Cross.  Los costos varían dependiendo del servicio que escojan.

El ojo de Londres, datos curiosos.

Hay muchos datos curiosos sobre este maravilloso ícono londinense que atrae a miles de turistas y locales cada año, pero bueno, les contaré de los que más llamaron mi atención: dicen que se pueden ver hasta a 40 kilómetros a la redonda en un día despejado;  recibe tres y medio millones de usuarios cada año;  puede llevar 800 pasajeros por revolución;  cada vuelta toma media hora;  el peso de la rueda con las cápsulas es de dos mil cien toneladas!;  Quieren conocerla?  Visiten el siguiente link:  http://www.londoneye.com/

El ojo que todo lo ve!

Bien dicen que hay un ojo que todo lo mira!  Este es el caso en Londres, el famoso “Eye” ojo, tiene una vista espectacular.  Es todo un fenómeno en esta ciudad.  Es la rueda de observación más alta del mundo, su punto más alto se sitúa a 135 metros del  nivel del piso;  es considerada la cuarta estructura más alta de esta cosmopolita ciudad.  Cuenta con 32 cápsulas con observación de 360 grados, todas con bancas climatizadas.  Que pueden hacer o ver en este lugar?  De ello les hablaré ahora.