Adaptándome al horario…

Tengo la gran ventaja de adaptarme con facilidad a los cambios y el horario generalmente no es problema para mí.  El primer día me siento rara, pero al día siguiente como si nada.  Al despegar puse mi reloj con la hora de París para prepararme psicológicamente,  dormí un poco durante el vuelo y al llegar me sentía super fresca.  Temía caer en los brazos de morfeo temprano, pero aguanté muy bien todo el itinerario que teníamos planeado.  No me gusta perder el tiempo durmiendo y mucho menos en una ciudad tan completa como París.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: