Camino al hotel en París.

Había quedado de ver a mi esposo en el café ubicado a la salida, en el Aeropuerto Charles de Gaulle, ya le había avisado que llegaría tres horas tarde, para que no llegara tan temprano.  Cuando salí con mi maleta ahí estaba, felíz por lo poco que ya había visto de este romántico destino.  Me dijo que el servicio del RER no era tan bueno como había pensado, entonces le dije que teníamos la opción de bajar a la ciudad en los camiones Roissy, pero me dijo que ya había comprado pases de tres días para el transporte público, así que había que sacarles provecho.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: