Llegando a Kyoto.

Por  fin estaba ahí, en Kyoto, la ciudad que por tantos años había cautivado mi imaginación con historias increibles de emperadores y geishas….  Al llegar a la  imponente estación de trenes noté que era un lugar bastante moderno, distaba mucho de las historias que había leido y al salir note una hermosa y armónica combinación de antiguo y cosmopolita.  Era tarde, así que sacamos el mapa que nuestro asesor vacacional (con Royal Holiday) nos envió y caminamos hacia nuestro hotel que se encontraba a sólo unas cuadras.  Nos registramos, bajamos a la lavandería a dejar ropa (no llevabamos suficiente para todo el viaje) y fuimos a cenar.  De regreso recogimos la ropa y nos fuimos a descansar.  Nuestra habitación era pequeña, pero muy cómoda.  Ya quería que amaneciera para iniciar mi aventura en Kyoto…

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: