Finalmente París.

Después de varias horas de  camino, algunas vueltas de más y una cena rápida (y visita al baño) en un Mc Donalds  en medio de la nada, finalmente llegamos a la fascinante ciudad luz.  Paris se veía a lo lejos, llena de luz, con ese romanticismo que abraza y acoge a cuanto turista la visita.  Por suerte el hotel nos envió indicaciones detalladas de cómo llegar y en poco tiempo nos estábamos estacionando para instalarnos.  Estábamos cansadas, pero con ese deseo de salir y conquistar la hermosa ciudad.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: