Para empezar, un masaje oriental….

Una vez que bajamos del metro, vimos nuestro mapa y decia que caminaramos media cuadra y estaríamos en nuestro hotel.  Pero media cuadra hacia que lado?  Caminamos un poco y finalmente estabamos ahí, cansados por el pequeño espacio en el avión y la larga jornada no solo en el, pero en el metro también.  Al entrar al hotel nos recibieron muy  bien y nos asignaron una habitación de buen tamaño, comparada con las diminutas habitaciones en las que nos habíamos hospedado en Japón.  La cama también era baja y la sentí muy dura;  despues de descansar por un par de minutos decidimos salir por algo de comer, teníamos el horario algo descontrolado y mucha hambre, así que salimos, comimos algo y regresamos.  Sobre la televisión había un letrero que anunciaba el servicio de spa del hotel a la habitación, mi esposo sabe que me encantan los masajes así que decidio que tomaramos uno antes de dormir para relajarnos.  Cual fué nuestra sorpresa cuando llamaron a la puerta dos hombres de robusta complexión, los cuales por supuesto no hablaban inglés y mucho menos español;  nos hicieron señas de que nos acostaramos y nos hicieron un fuerte masaje, pero muy fuerte!  yo estaba sencible y su rudeza no fueron buena combinación, no pude dormir de espaldas y al día siguiente parecía berenjena.  Moraleja, tengan cuidado, no todos los spas son de fiar… aquí y en China!

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: