Archivo diario: septiembre 15, 2009

Colonia de Sacramento

Colonia del Sacramento en el presente es una de las ciudades turísticas más visitadas de ©y. Es una ciudad preparada para complacer al visitante a la vez que ha logrado mantener su gracia antigua. No sólo es colonial, también fue punto de asiento de colonizadores, siendo una de las ciudades con historia más colorida de Uruguay. Muchos museos, antiguos edificios que de por sí son reliquias y en los patios de los hoteles, restaurantes y en las casas de antigüedades una serie de artefactos antiguos de forma decoratica.

VISTA DE COLONIA DE SACRAMENTO

Muchas de las calles aun son de adoquines, aunque también tiene avenidas amplias como la propia General Flores (Avenida Principal). Realmente en el diseño las calles se distinguen al menos tres épocas bien marcadas; la de la colonización al extremo oeste de la península, las coloniales y las modernas. Por todas partes los árboles proveen una brisa refrescante que inducen al caminar, conversar y disfrutar el momento pausadamente. Las flores resaltan en los jardines y en algunos lugares cubren hasta las paredes de las casas y otras edificaciones. Los parques o plazas son amplios, los cuales encontramos dentro de la ciudad y bordeando la costa.

Colonia del Sacramento se encuentra a unos 180 kilómetros al oeste de Montevideo, en la costa norte del Río de la Plata prácticamente al norte de Buenos Aires. Desde Montevideo se puede ir por carretera; el viaje toma unas dos horas manejando con precaución.  Desde Buenos Aires, el medio ideal para ir es marítimo.

Nada mejor que una estadía placentera, en el Radisson Hotel Colonia de Sacramento, del grupo Royal Holiday.

http://www.club.royal-holiday.com

Centro Tronador 2-2

De Puerto Tronador, parte el sendero a Cascada de los Césares, Laguna de los Césares, y Cerro Flores de León.  Posteriormente el camino se interna en la cordillera por el valle del Río Manso Superior.  Durante el trayecto, se puede admirar el Cerro Tronador, cada vez más cerca.  En el camino hay un mirador con un cartel identificando las montañas que rodean a dicho cerro.  Después de cruzar el puente sobre el Río Manso, se llega a Pampa Linda, un pequeño poblado con todo lo necesario para turistas y amantes de la montaña.

Pasando Pampa Linda, el camino se acerca a la base del Cerro Tronador.  Un poco antes haremos una parada en el Ventisquero Negro, cuyo color se debe a los fragmentos de roca que arrastra.  Unos minutos más tarde, el camino termina en la Garganta del Diablo, donde todo el año caen chorros de agua o hielo por sus paredes.

VENTISQUERO NEGRO

El nombre Cerro Tronador se debe a los sonidos característicos de la montaña, al chocar los diferentes glaciares, y quebrarse en la cima de esta cumbre.