Archivo diario: septiembre 4, 2009

Ciudad de México, Centro Histórico 1 (Zócalo)

No podemos visitar la Ciudad de México, sin dar un recorrido por el Centro Histórico, con sus edificaciones antiguas.

Comencemos por el Zócalo de la ciudad, que es un monumental espacio público, rodeado por algunas de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad, que en conjunto constituyen una de las plazas públicas más grandes e importantes del mundo.  Los antecedentes de este sitio, nos remiten a tiempos prehispánicos, ya que en este mismo lugar existía un espacio abierto que formaba parte del centro ceremonial de la capital del Imperio Azteca, Tenochtitlán.

Zócalo Cd. México y Catedral

Con la llegada de los conquistadores españoles, éstos respetaron parte de esta plaza y la ensancharon, construyendo el Palacio del Virrey (actual Palacio Nacional) en lo que había sido el Palacio de Moctezuma Xocoyotzin (cultura azteca) al oriente del Zócalo, mientras en la parte norte, se construyó la actual Catedral Metropolitana, donde anteriormente se encontraba parte del Templo Mayor azteca. Y finalmente en la parte sur, se edificó el Palacio del Ayuntamiento de la Ciudad de México, lo cual hace de esta parte de la ciudad el sitio colonial por excelencia.

http://www.ciudadmexico.com.mx/zonas/centro.htm

Teotihuacán: Los Monumentos 2

La Ciudadela se encuentra situada al final de la Calzada de los Muertos. Es un patio rectangular con habitaciones donde se cree que vivían los sacerdotes y los gobernantes.  En su lado este se encuentra el Templo de Quetzalcóatl.

Templo de Quetzalcóatl

El Templo de Quetzalcóatl fue construido por los toltecas. Cuando la civilización tolteca conoció Teotihuacán, la adoptó como suya y la estableció como ciudad santa.  Lo mandó levantar el rey  Mitl, entre los años 770 y 829 de nuestra era.

Palacio de Quetzalpapalotl

El Palacio de Quetzalpapalotl (quetzal, pluma, papalotl, mariposa), se ubica al oeste de la plaza de la Pirámide de la Luna. Es quizá el edificio más lujoso de la ciudad.  Fue la residencia de presonajes notables e influyentes.  Está ampliamente decorado con murales, sobre todo de color rojo, que era el preferido de civilización teotihuacana. Este palacio muestra un buen ejemplo de lo que debieron ser los decorados teotihuacanos.

Palacio de los Jaguares y Palacio de Quetzalpapalotl

El Palacio de los Jaguares también se ubica al oeste de la plaza de la Pirámide de la Luna.  A ambos lados de la puerta se observan las imágenes de dos felinos de gran dimensión, con sus cabezas emplumadas y que en sus patas sostienen una caracola, en actitud de soplar en ella como instrumento musical.

Grabado en Rojo

Como pueden ver, estos sitios arqueológicos e históricos de México, son parte de su riqueza cultural, una de sus muchas civilizaciones prehispánicas que dieron forma a este país.