Sexo, sudor y risas

No sé porque, pero hoy me acordé de las situaciones más vergonzosas que he pasado en mi vida. Cuando tenía 24 años, me sentía en el paraíso cuando fui con varias amigas de vacaciones a Canadá para festejar que habíamos terminado la universidad. La primera vez solas en un país nuevo, decidimos lanzarnos a la aventura y entrar en una tienda de sexo o sexshop. Curioseamos un rato, pero de pronto se acercó un encargado de la tienda y muy en su papel de promotor de sus productos, nos mostró algunos y todo era divertido hasta que nos invitó asistir a la filmación de una película. Nos dejó sin palabras y salimos corriendo de ahí. Unas cuadras más adelante no podíamos dejar de reír. ¡Qué viaje!

Publica un comentario o deja una referencia: URL de la referencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: